“Le voy a dar una pista que le va a sorprender: la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela: la única constitución en el mundo que reconoce que el trabajo doméstico es un trabajo productivo que debe ser incorporado paulatinamente al PIB del país. La única en el mundo. Porque todo el mundo le puede recomendar de una y de otra, libros a nivel teórico muy interesantes cuando vinculan el tema de la exclusión social y el feminismo, pero a nivel práctico es importante dar a conocer el dato de que esto se puede incorporar en un texto legal. Aunque sabemos que luego muchas constituciones no se cumplen, a no ser que sea para aplicar el 155, en el caso español, es importante que por primera vez en el mundo se haya reconocido constitucionalmente que el trabajo doméstico es trabajo productivo.”